Hoy es

jueves, 14 de octubre de 2010

La pisada y el calzado deportivo

Son muchos los deportes que se practican en todo el mundo y cada actividad precisa de un tipo de tecnología diferente de calzado según el pie, el terreno y el deporte. El calzado correcto hará la diferencia entre competir, ganar, perder y prevenir lesiones.

En condiciones normales, estando el calcáneo en el mismo plano que los metatarsos, el peso del cuerpo se distribuye algo más del 50% sobre el talón. Pero cuando el pié se encuentra en un calzado con tacón que eleva el plano del talón, el peso se desplaza proporcionalmente adelante según la altura que exista entre el talón y el plano del suelo. Las cabezas de los cinco metatarsianos participan en la distribución del peso que le corresponde a la parte anterior del triángulo del pié; 2/6 de la mitad del peso corporal caen sobre la cabeza del primer meta y 1/6 sobre cada uno de los restantes.

CRITERIOS PARA LA ELECCIÓN DEL CALZADO DEPORTIVO

1) La zapatilla que da buen resultado a un compañero o amigo, no tiene por qué ser buena para otros. Hay que probarse varios modelos para elegir la más adecuada al pie teniendo en cuenta la adaptación de la morfología, número y actividad física.


2) Es aconsejable realizar la elección del tamaño al atardecer, cuando el pie está dilatado tras la actividad de la jornada, en las mismas condiciones que si se hubiera realizado una marcha de más de 3 kilómetros.

3) Para acertar con el número hay que probarse el calzado con el tipo de calcetín que se usa para la práctica deportiva. Es conveniente probarse el número que se calza habitualmente y uno más para comparar la comodidad y el ajuste entre uno y otro.

4) Al probarse la zapatilla hay que fijarse en que el talón esté bien calzado, los dedos se muevan con libertad y el dedo gordo e índice no se replieguen sobre los demás.

5) Cuando no se tiene la seguridad de que el calzado es de la talla adecuada, hay que probarse otros calzados de las mismas características pero de diferentes fabricantes.

6) Cada país posee una relación diferente entre la talla en centímetros y el número de calzado. Incluso en el mismo país se observan diferencias entre distintos fabricantes. Encontrar la talla correcta solo es cuestión de probarse números y andarlos.

Tradicionalmente se ha venido clasificando el calzado de carrera en tres tipos; de acuerdo a las anteriores consideraciones, son zapatillas de pronador, neutras y de supinador:

Las zapatillas de pronador
Buscan conseguir un soporte interno del pie en la fase media de apoyo, para evitar la sobrecarga de las estructuras que sujetan el pie (el tendón tibial posterior y la fascia plantal), que están en situación de tensión, lo que puede conducir a lesiones. Además este soporte o control de la pronación impide una excesiva rotación tibial interna, que puede favorecer lesiones de la rodilla. Estas zapatillas son de horma recta y tienen un arco plantal interno acusado, además de poseer una pieza de plástico en esta parte interna de consistencia firme. Actualmente esta pieza no se aplica sólo en la parte medio-posterior del calzado, sino que es más amplia, extendiéndose hacia delante.

Las zapatillas de supinador
Buscan conseguir una adecuada amortiguación, de acuerdo con el tipo de pie rígido que se suele asociar a esta pisada. Por ello tienen diferentes sistemas, patentados por las marcas, que se basan en la utilización de las propiedades elásticas del aire comprimido y la goma. Esta amortiguación permite reducir el impacto articular y músculo-tendinoso inducido por la carrera. Por último, la horma suele ser más curva y no tienen sistemas de control de pronación.

CATEGORÍAS DE CALZADO DEPORTIVO PARA CORRER

1. Amortiguación (Cushioning)

Calzados en los que sus características de diseño y aditamentos ofrecen amortiguación de impactos y permiten la realización de movimientos laterales tanto de los tobillos como de los pies. Para los atletas que realizan kilometrajes elevados pueden presentar, tanto en la zona del retropie como en el antepie clasificándose como: Amortiguación Superior como los sistemas Shox y todas las variantes de Air en Nike, DMX de Reebok, 3 Action de Fila, Wave y VS-1 de Mizuno, ADIprene y ADIprene+ en Adidas, etcétera. Dentro de ésta categoría existe una subcategoría; Amortiguación Estándar en la que se ubican los modelos que sin presentar toda la tecnología de los modelos más costosos, son adecuados para los deportistas que no recorren muchos kilómetros (menos de 8 kilómetros diarios). Los calzados de la categoría de amortiguación son de peso liviano a pesado (280 gr. 390 gr. cada pie). En general son de forma curva pronunciada debajo de la bóveda plantal. Se sienten suaves y flexibles desde su primer puesta. Son muy útiles para los atletas cuya prioridad es la amortiguación de impactos y la libre realización de movimientos laterales de los pies durante el trote y la carrera, como es el caso de los débil pronadores y los corredores con pisada normal o eficiente. A su vez, son modelos poco recomendados para los atletas con sobrepronación en cualquiera de sus grados.

2. Estabilidad (Stability)
Calzados diseñados para atletas que presentan grados leves o moderados de sobrepronación. Son modelos de peso medio a elevado (300 gr. 400 gr. cada pie). De forma semicurva, con leve curvatura debajo de la bóveda plantal. Pueden sentirse suaves y flexibles en la primera puesta, o un poco duros y con relativa flexibilidad. Como característica principal, presentan en la entresuela postes internos de dos o más densidades de entresuelas, situadas en la parte interna del talón, medio pie y en ocasiones abarcan hasta la zona del antepie para controlar grados leves ó moderados de sobrepronación. En algunos modelos se recurre a la inserción de postes rígidos. El tamaño de los postes internos está en función del grado de sobrepronación que se desea controlar, es decir, para sobrepronación leve el poste es pequeño como en los modelos Asics Gel 1060 y 1070, Brooks Talon, Nike Air Span, New Balance 714 y 715; Grid Omni 3M de Saucony, etcétera. Si se desea corregir grados moderados de sobrepronación, la longitud del poste interno es mayor (como en los casos de los modelos Adidas A3, Response Control y Supernova Control; Asics Gel 1070 y Gel Kayano; Nike Air Structure Triax; New Balance 764 y 854; Grid Omni 3U de Saucony, etc.). Los modelos de ésta categoría también pueden utilizarlos quienes presenten pisada eficiente, previo análisis de sus requerimientos.

3. Control del Movimiento (Motion Control)
Son calzados de apariencia tosca, diseñados específicamente para los corredores con sobrepronación moderada, pero sobre todo, para aquellos con sobrepronación severa. Son de forma recta (sin curvatura debajo de la bóveda plantal) o semicurva, y en general se sienten duros y poco flexibles desde la primera vez que se calzan. Generalmente son zapatos pesados (350 gr. 450 gr. cada pie) y poco estéticos, pero muy útiles para aquellos corredores que deforman el calzado excesivamente hacia adentro, sin importar el peso o complexión del atleta, no obstante se recomiendan a corredores altos y muy pesados. Como ejemplos tenemos en Asics, el Gel MC Plus y el Gel Koji; en Adidas el Cairo, Poseidon y Calibrate; en Brooks el Beast, Addiction y Ariel; en Mizuno el Wave Renegade y Wave Legend; en Nike el Air Kantara y Air Durham; en Puma el Complete Promise y en Reebok el Supreme Control II DMX. Por otro lado, no se recomiendan a débilpronadores ni corredores con pisada eficiente.

4. Calzado Ligero de Entrenamiento (Light Weight Trainers, Performance Trainers).
Son calzados híbridos, que presentan características tanto de un modelo de entrenamiento (generalmente pesado y con aditamentos para controlar la sobrepronación) como de un modelo para competencia (ligeros y muy flexibles). La revista especializada Runner´s World definió hace años que los modelos de dicha categoría deben pesar entre 9 y 11 onzas (255 g - 311 gr. cada pie). El calzado ligero de Entrenamiento se crean para utilizarse en los entrenamientos de poca distancia pero ejecutados a altas velocidades como el Fartlek, los intervalos, las repeticiones u otras variantes de carreras, ofreciendo protección a los tobillos y pies a través de la amortiguación, estabilidad, flexibilidad y ligereza óptimas.

La gran mayoría de corredores los debería usar para competir, ya que amortiguan, estabilizan y protegen más a tobillos y pies, que un calzado específico para competencia. Dentro de esta categoría existen opciones que presentan postes internos y por lo tanto, son más estables como los modelos DS Trainer de Asics, Flow de Fila, Air Span y Air Althea de Nike, el Maverick de Mizuno y aquellos que no presentan postes internos, por lo tanto son menos estables, como el Burn de Brooks; 831 de New Balance, el Skylon Triax y Air Presto de Nike, Fusion LW DMX de Reebok, etcétera. Entonces, los corredores tienen la opción de elegir calzado ligero estable, ideales cuando se padece sobrepronación leve o moderada o calzado ligero, recomendados para atletas con débil pronación o pisada eficiente.

5. Calzados para Competición (Racers, Racing Flats)
Se diseñan específicamente para competir en carreras de ruta y nada más. Su uso en entrenamientos queda descartado. Son los calzados más ligeros de todas las categorías (140 gr. 280 gr. cada pie) y por ende protegen muy poco contra los impactos de los pies sobre el piso. El corte en los modelos para competir es sencillo y el grosor de la entresuela es notoriamente menor comparado con la entresuela de un calzado para entrenar. Sólo deben calzarlos los atletas esbeltos que compiten por los primeros lugares en las competencias o cuyas marcas en ruta estén por debajo de 17 minutos en un 5 kilómetros, 35 minutos en un 10 kilómetros, 1 hora 15 en Medio Maratón y debajo de 2 horas 40 en maratón. Sólo unos cuantos modelos excepcionales presentan entresuelas de dos densidades o postes internos rígidos, como en Asics el Gel DS Racer y el Gel Magic Racer, en New Balance 330, el Air Streak de Nike y el Complete Promt de Puma. Las zapatillas específicas para competencia, por precaución, no se recomiendan a la mayoría de la población de corredores. Para ellos, las opciones si desean un calzado ligero en competencias de ruta, son para elegir cualquiera de los modelos de la categoría de Calzado Ligero de Entrenamiento.

6. Zapatos Todo Terreno (All terrain, Trail Shoes)
Son los modelos 4X4 para los corredores que gustan de correr y competir en veredas, caminos y terrenos al aire libre, específicamente en los recorridos de campo traviesa y en la montaña donde predominan la humedad, el lodo, la tierra y las rocas sueltas. Su suela está diseñada para tener un mayor agarre sobre el terreno donde se destaca el sistema Traxion de Adidas y el corte de algunos modelos se refuerza con materiales resistentes o impermeables para hacer frente a las inclemencias del terreno y la naturaleza, en algunos modelos de Adidas, New Balance, Nike, North Face y Salomon. Ciertos modelos Todo Terreno presentan postes internos, como el caso del Nandi DS de Asics; el Supernova Trail de Adidas; el Trespass de Brooks y el 904 de New Balance.

4 comentarios:

Pere Pasamonte dijo...

Buen artículo. Seguro que orientará a más de uno acerca de qué calzado es el más adecuado.

Aunque pienso que al final la mejor opción es plantillas a medida y comprar siempre neutras. :)

Rosa dijo...

Acabo de caer en tu blog, me gusta porque nos aportas informacion muy util a los populares. En cuanto al post, me parece muy bueno, pero tambien soy de las que pienso que lo mejor es encontrar la zapatilla que se adapte a ti, que te de lo que necesitas y corregir la pisada con plantillas si es necesario. Te seguiré leyendo.
Un saludo

Anónimo dijo...

Vaya copiar y pegar nen...
Pero me gusta que nos asesores!!
Eres un crak y globerillo....

Miguel Angel dijo...

Pere: Sí tienes razón, pero piensa que también unas plantillas buenas, con su correspondiente estudio de pisada, cuestan un ojo de la cara (aprox 200-300 euros) y han de estar muy muy bien hechas para que no te den más problemas. Yo soy de los que piensa que si con unas buenas bambas no tienes problemas, evita las plantillas, y utilizarlas solo en caso que sea necesario y tras ver realmente que el problema viene del pie y no de un desequilibrio muscular de la cadera, por ejemplo.

Rosa: Hola y bienvenida. Gracias por el comentario y la visita. También te he agregado en mi blogroll. Saludos y nos seguimos leyendo.

Anónimo Josep: Hombre, siempre y cuando esté interesante lo publicado qué mas da de donde salga. Menos criticas y más entrenar que últimamente estás perdiendo esa chispa que tenías sobre la bici, jeje. Un abrazo.